Cómo cambiar la apariencia de una localización a través de la iluminación (videopost)

A la hora de ponerse a grabar un vídeo, ya sea para un largometraje, un corto, una secuencia, etc. hay que tener muy en cuenta la iluminación de la localización. Y es que la iluminación que, a priori, vemos en un espacio no es el que captará la cámara de vídeo. Esto es porque la cantidad de luz, así como su tonalidad y otros recursos varían dependiendo de los ajustes que nosotros elijamos o que, por defecto, tenga la cámara o su óptica.

jmf-maleta-cuarzos-3x1000-w

En lo primero que hay que fijarse es en la cantidad de luz disponible y, tras ello, en la cantidad de objetos que necesitarás para iluminar. La potencia de la fuente de luz es muy importante, para un espacio amplio necesitaremos más potencia en los focos si queremos que todo quede visible, o puede interesarnos más iluminar espacios puntuales para dar un aire más íntimo a la imagen. Lo importante es ver siempre cómo quedan reflejados los cambios de luz en la cámara, no en nuestro ojo ya que, lo que a simple vista humana puede parecer bien iluminado, a ojo de la cámara puede faltar luz. Los objetivos suelen ser un obstáculo para la luz, sobre todo los teleobjetivos (en los que entra menor cantidad de luz).

Sobre las formas de iluminar una localización se podrían escribir miles de páginas, por eso no vamos a entrar tan a fondo en el tema. Nos vamos a centrar en una cuestión: ¿cómo podrías cambiar, para la cámara, una localización fría como es un edificio universitario en algo parecido a una mansión?.

Esto es lo que se propone un curso de Comunicación Audiovisual para la asignatura Teoría Fotográfica, con Roberto Canelles y Manolo Millán de profesores. Un reto con limitaciones: no utilizar el balance de blancos, simplemente conseguir el cambio a través de dos cuarzos, una dolly y modificaciones en la ganancia de la cámara.

En el vídeo que os ofrecemos de dicha grabación podréis ver un ejemplo de ello. El baño del edificio se convierte, a ojo de la cámara, en un oscuro camerino donde una chica se maquilla. Este ejercicio lo realizaron también en unas escaleras, que transformaron en un aspecto más tenebroso, como si pertenecieran a una gran mansión; y con uno de los pasillos, al que consiguieron dar el aspecto de un gran salón con cristaleras. Todo ello a través de dos cuarzos.

Disfrutad del vídeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: