En las entrañas de ‘Lo imposible’

Lo imposible ha supuesto un antes y un después en la percepción internacional de lo que puede llegar a ser el cine español. Desde el anuncio de su estreno, de la mano de Juan Antonio Bayona y su equipo técnico, la película ya auguraba ser todo un espectáculo audiovisual. Recrear el Tsunami que sufrió Tailandia en el 2006, era todo un reto para el director de Lo imposible. Además, está basada en la historia real de una familia española que estaba pasando allí sus vacaciones cuando sucedió.

Averigüemos algunas de las dificultades que el equipo tuvo que superar para recrear esa gigantesca ola, la gran riada y todo el desastre que Tailandia vivió aquel día.

Image

Cuenta Bayona, en una entrevista para Canal+, que para recrear la ola no podían abusar de los efectos digitales porque no daría la sensación de realidad que buscaban. La primera dificultad surgió cuando decidieron que todas las escenas de los personajes se grabarían en Tailandia, pero lo que es el momento de la gran ola, se grabaría en Alicante. El gran problema aquí surge con la luz, porque la inclinación del sol es muy diferente de la que hay en Tailandia a la que hay en Alicante. Sólo había dos horas al día en el que la luz se parecía un mínimo, por lo que tenían ese poco margen para realizar la toma y poder después en post producción combinar ambos escenarios.

Image

Image

¿Y cómo recrear esa ola? Sin duda, el tsunami debía realizarse a escala, tres veces más pequeño que la ola real. El equipo de Bayona contactó con una empresa de Edimburgo que se dedica a crear olas para parques de atracciones y otros espectáculos audiovisuales, y junto con el equipo de efectos especiales de la película diseñaron las máquinas para reproducir esa ola.

Image

Para ello, se realizó una gran maqueta de toda la terraza del hotel donde llega la ola a una escala 3 veces menos a la original. Tan sólo se rodó una toma, por lo que se colocaron tantas cámaras en la maqueta como planos tenía la escena. Después de todo el rodaje, el departamento de efectos digitales de Félix Bergés, tenía que ser capaz de combinar mediante capas las escenas rodadas en alicante (ola) con las escenas del hotel (Tailandia). En palabras de Bergés, “lo más difícil ha sido integrar todos los elementos que hemos metido en 3d en el agua y crear ese ambiente de riada”.

Image

La segunda parte constaba en esa riada, muy compleja porque había que reproducir un canal de agua que mostrara la fuerza del agua al arrastrar a los personajes (todo rodado en Alicante). El secreto estaba en llenar el escenario de bombas de agua, alrededor de 30 bombas repartidas por todos los puntos. El movimiento de los actores cuando la riada les empujaba se consiguió con el uso de unos raíles que pudiera tener controlados sus movimientos y la velocidad con la que avanzaban.

Image

Otra dificultad, era la de recrear esa extensión tan grande de agua durante la riada, lo que se consiguió también con los efectos digitales: agua, palmeras, hotel… incluso algún extra se consiguió digitalmente.

En el agua tan turbia la visibilidad era nula, por tanto, cada vez que la cámara se adentraba dentro del agua, había que cortar e irse a un plató interior en Ciudad de la Luz y rodar ahí en plano, combinando constantemente planos rodados en interior con planos rodados en exterior.

Image

En palabras de Bayona, “realmente fue un rodaje tan duro como especial, la experiencia vital más intensa que he tenido en mi vida ha sido rodar esta película”.

Image

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: